Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Nueva alumna(libre)
Mar Ago 28, 2012 3:49 pm por Charlotte Cervant

» Charlotte Cervant
Mar Ago 28, 2012 3:39 pm por Charlotte Cervant

» Entrenamiento militar (zoja y fala)
Mar Ago 07, 2012 2:44 am por eucrionon polstad

» lugar nuevo para una siesta?
Miér Jul 11, 2012 6:29 pm por Hugue

» Leyendo tranquilamente (libre)
Sáb Jun 23, 2012 5:43 pm por Hinohana

» De visita en casa.part2 (Andras/Tytania)
Mar Jun 12, 2012 7:27 pm por Andras

» De visita en casa. (priv Dimitri/ Tytania)
Dom Jun 10, 2012 7:40 am por Tytania

» Familia ARA - iconos
Dom Jun 03, 2012 11:54 pm por Galie Vancroft

» Ficha de la ayudante Alice Margatroid
Jue Mayo 31, 2012 10:26 pm por Alice Margatroid

» Y a hacer ruido donde no se debe
Miér Mayo 30, 2012 10:42 pm por Tytania

» Un conjuro nuevo
Mar Mayo 29, 2012 6:40 pm por Astaroth

» Buscando roomy
Mar Mayo 29, 2012 5:53 am por Lotte

» De las minas de Costa Bismuto (priv. Medea y Caelan)
Sáb Mayo 26, 2012 6:13 pm por Caelan

» De vuelta a un lugar indeseado (Priv. Evan-Taruka)
Vie Mayo 25, 2012 7:55 pm por Evan

» András Rurik (flamante hdp)
Miér Mayo 23, 2012 6:59 pm por Andras

» Lotte Lennard
Miér Mayo 23, 2012 6:58 pm por Andras

» algo para dejar de pensar (libre)
Lun Mayo 21, 2012 4:02 am por Maya Livih

» algo que leer (libre)
Dom Mayo 20, 2012 8:47 am por Lina Broken

» Quiero un Aro (Libre~)
Dom Mayo 20, 2012 8:39 am por Theodoro

» Awakening (Priv/Inglés solamente)
Sáb Mayo 19, 2012 6:20 am por Axis

Compañeros
Crear foro
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 21 el Lun Feb 17, 2014 2:08 am.
Los posteadores más activos del mes

Los posteadores más activos de la semana

Mejores posteadores
Tomas (773)
 
Nerine (739)
 
Aurora (635)
 
Hana (597)
 
Helio Giorgatos (576)
 
eucrionon polstad (558)
 
Aiwe (520)
 
Clio Zeilan (441)
 
Evan (396)
 
Caelan (393)
 


De vuelta a un lugar indeseado (Priv. Evan-Taruka)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

De vuelta a un lugar indeseado (Priv. Evan-Taruka)

Mensaje por Blau el Vie Feb 17, 2012 8:02 am

La mañana comenzaba y junto a ella, rayos de sol que pasaban a través de la ventana del dormitorio de Medea y Blau. Aquellos cálidos rayos molestaban a la chica de cabellos azules que aun se encontraba dormida mientras su ama se encontraba ya desde temprano en su oficina trabajando. Sola y en una enorme cama para sí sola fue levantándose lentamente hasta que soltando bostezos comenzó a estirar su cuerpo para que luego, de a poco, sus ojos vidriosos por el sueño se abrieran. Luciendo su pijama que en efecto, era la camisa que tiempo atrás Evan le había entregado para usar y que por una razón y otra termino usándola ella. Luego de quedarse mirando a la nada sin nada en la mente decidió bajar de la cama para así, prepararse para un par de días nada agradables, lo sabía, tenía un mal presentimiento de todo... Con fuerza sujeto una de las ropas que comenzaba a acomodar en un bolso mientras su semblante usualmente alegre lucia bastante serio o hasta perdido, quien sabría que era lo que tenia aquella dragoncita en la cabeza.

Momento después y con cuidado termino de guardar algunas pertenencias en el bolso que llevaría para aquel viaje y vestirse con su nuevo traje de color celeste, fue dejando tras ella una pequeña nota sobre la cama ya arreglada, una cruel mentira para su ama, un "Volveré en un par de días, saldré con una amiga" era lo que tenía la carta escrita con letra temblorosa. Blau se giro unos momentos para admirar aquella gran habitación iluminada por la luz del amanecer antes de marcharse, sería la segunda vez en su vida que dejara su hogar, algo querido, e incluso ahora le continuaba siendo difícil apartarse de lo que deseaba. Su mano se mantenía en la puerta, sujetándola con algo de fuerza, como si no quisiese cerrar aquella puerta pero, con suavidad y lentitud, fue cerrando aquella puerta hasta quedar frente a lo que era la madera de la misma. Así quedo unos momentos, mirando a aquella madera hasta que comenzó a oír las voces de algunos profesores despertarse, debía apresurarse, no había vuelta atrás, en lo que canta un gallo Blau dejó las residencias y camino de los pasillos hasta los jardines a la entrada de la academia evitando a cualquier costo ser vista por alguien más. Una vez en las grandes puertas de la entrada de la academia tomó un con fuerza algo de aire y sin más se marchó de su hogar.

Pasando apenas un par de minutos por el pueblo de Mondphase se dirigió a lo que eran las montañas gélidas, sin frio alguno pues por naturaleza podía aguantar a la perfección climas helados. Se encontraba sentada sobre una roca con el bolso sobre su regazo, pensando mientras esperaba a quienes la acompañarían, Taruka y Evan, los únicos que conocían aquella incómoda situación.

Por su mente comenzaron a pasar aquellas escenas indeseadas, las puertas de tatami manchadas de carmesí mientras escuchaba lo que era un grito ahogado de agonía y carcajadas psicópatas de una voz masculina, de repente todo se volvía negro y no entendía ninguna palabra ni las situaciones, momento después se encontraba por primera vez en la academia - Cuatro años... En la academia... - Susurró con voz apagada mientras miraba a sus pies la nieve caer con gentileza - Cuatro años... Parecieran más... Que rápido me acostumbré a la academia, ya siento que la extraño... - Dijo en un último suspiro cuando pensó en las dos personas que irían con ella. Le daban ánimos pero al mismo tiempo se sentía mal porque fueran con ella, tenía la impresión de que aquel viaje no será de placer y no seria para seguro. No queria poner en riesgo a Taruka y menos a la persona que amaba, Evan.

Blau sacudió la cabeza y se limito a esperar, en silencio, observando por lo que para ella era, una última vez, el paisaje a lo lejos de la academia.

_________________
Entiendo que el significado de nuestra vida aquí es conocer la alegría de haber nacido. Permanezcamos juntos siempre...

avatar
Blau

Mensajes : 204
Fecha de inscripción : 13/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De vuelta a un lugar indeseado (Priv. Evan-Taruka)

Mensaje por Evan el Dom Feb 19, 2012 1:07 am

-¿Te encuentras bien? ¿No tienes mucho frío? - la calmada voz de Michello se oyó en medio de aquel frío lugar, en donde el único sonido que se percibía era el del viento helado. Las preguntas iban dirigidas a Taruka, a quien traía en brazos, ya que Evan y él habían ido a buscarla al salir de la Academia.
El profesor de arte no llegó a escuchar la respuesta de la niña, porque se encontraba muy ensimismado en sus pensamientos mientras volaba en dirección al punto de encuentro que habían acordado previamente con Blau.
Todo aquello del viaje le traía mala espina, y tal vez porque le pareció extraño desde el primer momento, había decidido acompañar a la muchacha; para asegurarse de que todo estuviera bien, que nada malo le pasara, y por sobretodo, que regresara a la Academia luego de resolver sus asuntos.

Había pasado más de un año desde que Evan había comprendido lo que sentía por la chica de pelo azulado. Más de un año sin ocultar sus sentimientos pero también sin revelarlos; más de un año tratándola de manera especial, visitándola todos los días, abrazándola y diciendo cosas para hacerla sonrojar. Si se ponía a pensar, tal vez todo ese año sólo había estado aprovechándose de la inexperiencia de Blau para su conveniencia. Para ser el único cercano a ella o la persona en la que más confiara después de Medea. De hecho, llegó a preguntarse más de una vez cómo era posible que Blau aún no pudiera leer los sentimientos que guardaba él en su interior hacia ella. Pero como bien dicen por ahí, "no hay peor ciego que el que no quiere ver".

Evan sacudió la cabeza para quitarse tantas cosas de la mente. -...Otra vez divagando, Evancito...- se dijo a sí mismo, cortando de un golpe los pensamientos que traía desde que habían emprendido camino hacia las montañas gélidas. Tal vez la falta de sueño lo ponía más reflexivo.

No se detuvo hasta que logró visualizar a Blau a lo lejos. Entonces, sin saber por qué motivo, sintió algo así como un alivio de encontrarla allí. Sin embargo, notó que su semblante lucía apagado y muy diferente a lo habitual, y fue por eso que, aunque se alarmara de verla así, decidió equilibrar las cosas con su típico tono alegre, guardándose para sí mismo la preocupación y los nervios.

- ¡Blau-tan! - llamó con una sonrisa dibujada mientras se acercaba a ella y le besaba las manos. - Nunca te había visto tan....- pensó la palabra adecuada -.... despeinada! - se rió. Se sentía tonto por hacer ese tipo de comentarios, pero estaba acostumbrado a fingir, así que no le resultaba difícil después de todo.
avatar
Evan

Mensajes : 396
Fecha de inscripción : 07/02/2011
Humor : Ridículo

Ver perfil de usuario http://ikr.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: De vuelta a un lugar indeseado (Priv. Evan-Taruka)

Mensaje por Taruka el Miér Feb 22, 2012 6:58 pm

(Perdón por tardar... por lo largo... y por poner mal los colores de Evan y Michello ;A; (?))

En esos momentos, podía decirse que Taruka tenía demasiadas cosas en la cabeza. Demasiadas para las que estaba acostumbrada a tener. Muchos sentimientos paseaban por su corazón al mismo tiempo y hacían que la niña temblequease, sonriese, o simplemente permaneciera pensativa.

Se sentía animada; a emprender ese viaje, a ayudar a Blau en todo lo que necesitase. Blau era una de las mejores amigas que tenía en la academia (por no decir la mejor). Aun recordaba aquel día que le había abierto su corazón confesándole toda la verdad sobre su pasado, y a Taruka aquel gesto la llenaba un poquitito de emoción. Por primera vez había hecho una amiga, una gran amiga, y las amigas se ayudaban en todo. Así que la niña ni por un asomo se había planteado fallar a su promesa de acompañarla en ese viaje que necesitaba hacer.
Pese a todo, Taruka se sentía, también, culpable, por haber tenido que mentir. Desde un primer momento, había estado segura (segura no, segurísima) de que Tomas se negaría rotundamente a dejarla emprender un viaje así como así, de varios días, que incluso podría resultar peligroso. Pero cuando Taruka había tomado esa decisión ya no había marcha atrás y... por un momento, se le había ocurrido irse sin decirle nada. Pero en esa noche que no había podido pegar ojo, la niña no había podido evitar correr a su cuarto y contarle una excusa, y pedirle que no se preocupase, y prometerle que estaría bien. Todavía se acordaba de cómo en un primer momento el chico había dudado si aceptar o no la precipitada opuesta de su hermana (que simplemente iba a casa de una amiga, que vivía lejos, a pasar unos días), hasta que, finalmente, había cedido y hasta la había ayudado a prepararse. Lo iba a echar mucho de menos...
Y Taruka se sentía preocupada, también. Le había costado mucho encontrar su lugar en aquel sitio, poder entrar en esa academia que siempre había mirado desde lejos y le había parecido de película. Le aterraba la idea de marcharse, ahora que por fin había encontrado su lugar ideal.
Pero sabía que regresarían pronto. Que todos esos sentimientos no deberían estar allí. Que ella debía estar animada, y punto, como estaba siempre.

-¿Te encuentras bien? ¿No tienes mucho frío?
Al escuchar esas palabras salió de sus pensamientos y levantó un poquito la cabeza, sacudiéndola después y dedicándole una levísima sonrisa a Michello, quien la llevaba volando en brazos. Se había asegurado (y Tomas también, por descontado) de ir bien abrigada a ese lugar, y en esos momentos tenía una nube de pensamientos demasiado grande en su cabeza como para sentir frío o algo similar. Levantó un poco la cabeza para mirar a Evan, que volaba un poco más adelantado y parecía tan pensativo como ella. Se encogió un poquito y simplemente se esperó a llegar sin decir nada.
- ¡Blau-tan! Nunca te había visto tan... despeinada!
Mientras bajaba al suelo y murmuraba un "gracias" por lo bajo, Taruka se quedó observando a Blau desde su posición, inocentemente, buscando la veracidad de las palabras de Evan, que evidentemente había pronunciado para destensar un poco la situación.
- No es verdaad -negó, sacudiendo con energía la cabeza y acercándose a ellos sin ningún reparo. Se colocó detrás de la chica y le acarició un poco el pelo- Blau siempre lleva el pelo muy bonitooo... -sonrió levemente, y después se movió de nuevo para mirarla a los ojos.
Pero encontró en ellos algo que no quería encontrar y que la hizo quedarse algo más seria.
- ¿Estás nerviosaa...? -murmuró, abrazándola después y sin saber qué más agregar.

Su viaje comenzaba en ese mismo instante y ya no había vuelta atrás. Ella también estaba nerviosa, muy nerviosa. Pero, en cualquier caso, cargada de emoción y ganas de partir.
avatar
Taruka

Mensajes : 59
Fecha de inscripción : 25/05/2011
Localización : En Mondphase con el señor oso
Humor : Lluvioso (?)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De vuelta a un lugar indeseado (Priv. Evan-Taruka)

Mensaje por Blau el Dom Feb 26, 2012 3:00 am

Poco a poco copos de nieves fueron cayendo del cielo hasta tocar la tierra, llenando a Blau de algunos de sus blancos copitos los cuales apenas y sentía. Poco a poco aquellos copos mojaban su cabello y parte del traje sin que se diera cuenta aunque no lo suficiente para hacerlo notar, al menos en su ropa, la cual no se oscurecía por el agua pero se encontraba ya algo húmeda en los hombros por el hielo derretido.

Pocos momentos después sintió una calidez familiar en sus manos haciendo que el rostro de Blau se viera sorprendido. Aquella calidez que tanto adoraba no era más que los labios de su amado profesor de arte el cual besaba con gentileza sus manos mientras le sonreía de oreja a oreja lo que hacía desaparecer casi por completo los nervios de la peliazul. Una sonrisa cálida se dibujo por unos instantes en su rostro la cual fue acompañada fugazmente por un leve rubor al oír lo de despeinada - ¿Eh? - Luego de esa corta frase observó a Taruka que rápidamente la defendía y pasaba sus manitas por el cabello de Blau. Los copos de nieve se derretían por las manos de la pequeña - Cielos... - Blau se reverenció saludando a los tres presentes, Evan, Michello y Taruka.

Luego de esa presentación sintió los ojos de Taruka mirar los suyos con cierta preocupación, siendo luego abrazada por ella. Lo menos que deseaba en ese momento era preocupar a la niña por lo que instantáneamente correspondió al abrazo acariciando su cabello con sumo cuidado y dulzura - Estoy bien... Debemos irnos antes de que pegue una ventisca - Agrego con su dulce voz tomando de la mano a la niña y haciéndole un gesto a los otros dos con la mano y una sonrisa para que la siguieran.

Blau se encontraba menos nerviosa aunque no por completo, se notaba en las pequeñas muecas que hacía casi inconsciente al avanzar o al verse el silencio. Caminando por un largo rato llegaron a lo que era una cueva helada, con cuidado Blau los guió diciéndoles donde no caminar para no resbalar con el suelo. El aliento de los cuatro se podía ver, el frio era inmenso aunque apenas notable por la dragoncita.

Luego de unos minutos llegaron a lo que parecia un pasaje sin salida - Aquí es - Dijo con un suspiro para luego girarse hacia ellos - La puerta no puede abrirse a menos que tengas sangre de dragón por lo que muy pocas otras razas conocen esta ciudad sin nombre... Aunque le dicen "Nido de dragón" - Soltando un pequeño suspiro se giró hacia la pared rocosa - Solo denme un momento... - Susurró al mismo tiempo que tocaba la pared, en ese mismo instante sus rasgos de dragón salieron a relucir de su cuerpo: Sus alas habían crecido considerablemente cambiando a un aspecto algo más serio aunque elegante, al igual que su cola se había alargado y sus cuernos crecido. Poco a poco aquellas piedras que cubrían el camino desaparecieron dejando paso a la luz.


Poco a poco se pudo visualizar una ciudad cubierta de blanca nieve, las casas eran de todos tamaños con paredes de madera fina mientras que las puertas eran hechas de shôji que eran puertas corredizas que funcionaban también como divisiones entre cada instancia. Algunas azoteas eran de paja, otras de corteza de ciprés, azulejos o madera pelada. Los pisos levantados eran de tatami. El lugar era bastante similar a Qershi solo que con casas más llamativas y con un ambiente menos extravagante y más tranquilo y pacífico. La gente caminaba por las calles con elegantes kimonos y pequeños adornos en el cabello luciendo los más pequeños sus rasgos llamativos de dragón los cuales eran muy pocos ya que la población era adulta en este lugar.

Momentos después de admirar el paisaje Blau ocultó sus rasgos como si quisiera olvidar lo que era y apretó con algo de fuerza pero sin lastimar, la mano de Taruka - Bienvenidos a el lugar donde nací... - Dijo bajando levemente la cabeza para luego caminar un poco hacia delante con Taruka, sin saber o no si los chicos la estaban siguiendo. Una suave melodía inundaba el ambiente, agradable al oído de cualquiera, por donde lo vieras, era un lugar maravilloso.


Mientras Blau le comentaba a Taruka de que estaban hechas las casas y le hablaba de las vestimentas una elegante mujer observaba con calidez a la dragón que parecia no notar su presencia, aquella mujer lucia mayor, de cabello por los hombros, ondulado de un color celeste bastante llamadito y ojos azules, alta de tez blanca y apariencia delicada luciendo un kimono de color blanco, la similitud que tenia con la joven Blau era sorprendente pero parecia que únicamente había captado la atención de Evan, después de todo, era como una versión adulta de nuestra dragón azul - Sentémonos un momento antes de seguir… - Dijo Blau con tono cansado mientras miraba al suelo, tomando asiento en una silla. Luego de unos segundos la mujer intercambio miradas con el joven profesor luciendo por unos segundos sorprendida, como si le pareciera extraño que la viese, pero luego sonrió de manera agradable y se adentro en un callejón, aquella misteriosa mujer gritaba "Sígueme" por todos lados al joven profesor...

((Discúlpenme por la tardanza, pero es que necesitaba pensar bien el ambiente X'D... recordemos que la única que conoce por completo o al menos la versión de la historia de Blau es Taruka, Blau tan solo le comentó a Evan que necesitaba ir a este lugar... Por lo que de seguro no sabe quien en la mujer, aclaremos también que la única persona que la vio es él... También hay que aclarar que aun hace frió pero no es insoportable allí))

_________________
Entiendo que el significado de nuestra vida aquí es conocer la alegría de haber nacido. Permanezcamos juntos siempre...

avatar
Blau

Mensajes : 204
Fecha de inscripción : 13/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De vuelta a un lugar indeseado (Priv. Evan-Taruka)

Mensaje por Evan el Dom Feb 26, 2012 10:17 pm

((qué hermosa se ve con los rasgos de dragón más grandes *O*~~~ la amoreooo ♥♥♥♥))

Evan tenía suerte de estar acostumbrado al frío por haber vivido algunos años en Maine, un pueblo en donde todo el año había bajas temperaturas. Por ese motivo, desde que emprendieron camino hacia la ciudad escondida, había estado observando detalles que tal vez los demás pasaban por alto, como que Blau se veía algo triste e insegura con todo aquello, pero decidida a realizar aquel viaje. También se fijó en cuánto habían crecido sus alas y cómo habían cambiado sus rasgos de dragoncita luego de aquel año; de hecho, al verla en forma híbrida y realizando movimientos tan delicados para abrir el portal hacia su ciudad, le pareció una verdadera obra de arte.
Al ingresar a aquel pueblo, dedicó un tiempo a observar las casas y a las personas; algo se sentía especial en aquel lugar, o tal vez se había sugestionado previamente con el nombre del mismo. Sin embargo, cuando una mujer en especial llamó su atención, logró convencerse de que no estaba equivocado al pensar que aquel era un sitio especial. La hermosa mujer era muy parecida a Blau, pero de apariencia mayor a ella, y se encontraba observando a la dragoncita con ojos tiernos.

-...¿ocurre algo?...- Michello estaba sentado sobre el hombro de Evan, por lo que notó que el profesor se había quedado observando un punto fijo sin decir nada, y eso mismo le dio la pauta al castaño de que, por alguna extraña razón, nadie más que él podía ver a esa mujer.
Se sorprendió cuando la dama desapareció en un callejón, observándolo, e invitándolo de alguna manera a seguirla. - ............................? - no tenía idea de quién era o por qué él podía verla, pero el hecho de que fuese igual a Blau le llamaba la atención.

-...Michello, quédate con Blau-tan y Taruka.- ordenó finalmente a su familiar, sin quitarle la vista de encima a la mujer - ...yo regresaré enseguida.-

El silfo permaneció callado y sin comprender la situación, observando cómo Evan se marchaba con la vista fija en un punto en concreto.
avatar
Evan

Mensajes : 396
Fecha de inscripción : 07/02/2011
Humor : Ridículo

Ver perfil de usuario http://ikr.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: De vuelta a un lugar indeseado (Priv. Evan-Taruka)

Mensaje por Taruka el Jue Mar 01, 2012 10:18 pm

(Madre mía perdón por tardar tanto otra vez... voy muy mal con los temas últimamente... no me odíeis ;A; Y te lo has currado mucho Adriiiii)

Temblequeando un poco por el frío, Taruka apretaba muy fuerte la mano de la dragoncita mientras caminaban, mirando a su alrededor durante todo el camino con los ojos muy abiertos. La mirada curiosa de la niña se paraba hasta en los más mínimos detalles. Al penetrar en aquella cueva, soltó un flojo "ohh" por lo bajo frotándose un poco sus brazitos, notando como el frío se intensificaba. A pesar de sus múltiples capas de abrigo, la niña no podía evitar percibir ese cambio de temperatura.
Sin embargo, esa sensación desapareció cuando su mirada se fijó en Blau y en sus rasgos de dragón que resaltaron sobre su piel. Los labios se le entreabrieron y dejó de titiritar por la misma sorpresa; aquello dejó a la niña sin habla.

Y casi no atinó a reaccionar cuando Blau anunció, apretando su mano...
- Bienvenidos a el lugar donde nací...
Los ojos se le terminaron de abrir todo lo que a la niña le fue posible.
¡Nunca había visto un pueblo tan bonito! Taruka se quedó engatusada de cómo la nieve cubría todos los rincones, y se alegró mucho porque de repente había dejado de sentir ese brusco frío y podía caminar más animada y dejando escapar una sonrisa a cada una de las palabras que la dragoncita decía.

- Sentémonos un momento antes de seguir…
Sin reparar para nada en la mujer a la que Evan miraba, Taruka asintió enérgicamente y se sentó al lado de la dragoncita, aun mirando hacia todos lados como un niño en una tienda de juguetes.
- Todo es muy bonitooo... me gusta mucho, Blauu -comentó, en un tono rebosante de emoción, mientras la abrazaba con fuerza. Después, sin poder contenerse por más tiempo, bajó de su asiento y empezó a jugar un poco con la nieve. Miró a sus dos acompañantes con una sonrisa plenamente infantil.
- ¿Hacemos un muñeco de nieve?
Despreocupada, la niña esperó una respuesta afirmativa a su pregunta, como si de veras la situación estuviese preparada para que ellos se pudieran poner a jugar en la nieve.
Pese a todo, enseguida empezó a mirar a los lados algo desorientada. Parecía que faltaba alguien allí...

(No sé si se puede dar cuenta de que no está Evan (???) supongo que si... pero vamos, si no pongo que con lo que Blau diga se distraiga y ya está xDD)
avatar
Taruka

Mensajes : 59
Fecha de inscripción : 25/05/2011
Localización : En Mondphase con el señor oso
Humor : Lluvioso (?)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De vuelta a un lugar indeseado (Priv. Evan-Taruka)

Mensaje por Blau el Lun Mar 05, 2012 12:14 am

La dragoncita se encontraba distraída observando como la pequeña Taruka miraba todo con interés, pareciera como si ese fuese un viaje escolar para aquella jovencita, pero aquello no le molestaba, le gustaba saber que no todos en el grupo se sentían tensionados y disfrutaban del ambiente de aquel lugar - Si... Es un lugar muy tranquilo ya que no suele tener visitantes... - Dijo con una sonrisa tierna mientras observaba a la niña bajarse de su asiento y jugar con la nieve pidiendo ayuda para hacer un muñeco de nieve. A Blau le causo gracia, realmente la jovencita se lo tomaba como unas vacaciones - Esta bien... Pero uno pequeño, no podemos tardar mucho ¿Si? - Dijo accediendo a ayudar a la niña a formar aquel hombre de nieve.

Mientras las jóvenes jugaban con la nieve junto al Silfo que se mantenía sino más que mirando, por otro lado en un callejón no muy lejos de allí, Evan había seguido a la extraña mujer que se había adentrado allí y en poco tiempo no tardo en estar cerca de ella pues la mujer se había parado en medio del camino mirando a través de una rejilla pequeña en lo que parecia un deposito pequeño el cual no era usado en mucho tiempo atrás. Aquella mujer con porte elegante dejo de mirar tras aquella rejilla bajando sus manos, juntándolas, mientras se giraba hacia Evan. La mujer no hizo nada, únicamente sonrió de manera cálida, daba completamente una sensación de tranquilidad por donde la miraras, lucia completamente delicada a tal punto de que fuese a romperse si la tocaran, pero al mismo tiempo su palidez la hacía lucir débil o hasta enferma - Buenos días - Susurro con una voz extremadamente suave al mismo tiempo que ladeaba la cabeza y observaba el rostro del joven, como si lo detallase - Puedo ver que no eres de aquí - Volvió a decir la mujer casi en lo que era un susurro, su voz a la hora de hablar sonada igual de débil que su delicado aspecto - Himmel... Es mi nombre, un placer conocerlo - Se reverencio la mujer - Aunque este lugar luzca bastante tranquilo... Debe tener mucho cuidado con las apariencias, como dicen... "No hay que juzgar un libro por la portada"... Aun estas en el prologo y no has leído nada aun... - La mujer guardo silenció y luego sonrió - Lo lamento, ignórame, solo soy una vieja mujer que desde hacen mucho tiempo no tiene una charla... Pero como mayor, deberías tomar en cuenta mis palabras, a la gente de este pueblo no le gusta mucho los viajeros - Dijo entre suaves risitas al mismo tiempo que comenzaba a caminar, pasando por un lado de Evan - Cuida de tus amigos - Susurro antes de perderse de la vista de Evan, sin darle tiempo si quiera de hablar o preguntarle el porqué de sus palabras tan extrañas.

- Esta listo - Dijo Blau con tono orgulloso junto a Taruka y a un hombre de nieve que habían hecho las dos - Nos quedo muy bonito - Dijo alegre sujetándole las manos a su amiga para luego notar que la niña constantemente miraba a los lados buscando algo. Blau instintivamente miro a los lados igual que ella... Estaba Michello, Taruka y ella, pero... ¿Cómo era posible? Se había olvidado de Evan - Cielos... - Susurro bajito pensando que si Evan se enterase de que no le había importado casi nada su ausencia por unos segundos se le bajaría el autoestima hasta el suelo - Michello ¿Donde está Evan?... ¿Taruka? - Los miró en busca de respuesta alguna pero no les dio tiempo de responder.

La pequeña dragoncita soltó las manos de Taruka y cuando estaba dispuesta a seguir chocó con un hombre de edad media, sus ojos se cerraron con el tropezón y dio un paso hacia atrás. A punto de disculparse, cuando levanto la cabeza sus ojitos se abrieron algo sorprendidos, lo que hizo que cerrará sus labios de nuevo - ... - La pequeña se le quedo observando en silencio, parecia tener un nudo en la garganta. El hombre frente a ella, de cabellos negros y ojos de color carmín sonrió ampliamente, vistiendo un elegante Yukata - Buenas, señorita Paradiesisch - Blau rápidamente interrumpió al hombre hablar y bajo la cabeza - Solo Blau - Aquel hombre continuo sonriendo, alzando una de sus manos para tocar el mentón de Blau - Deberías ir con tu tío en vez de seguir jugando cosas de niños, tienes asuntos que resolver... ¿No? - Blau parecia petrificada con el tacto de aquel hombre. Este movió sus ojos a los acompañantes de la chica, inspeccionando con la vista a la pequeña Taruka tras ella y a Michello - Que mala educación la mía, soy Wahrzeichen Schwarz, pariente lejano de esta pequeña dragoncita - Dijo animado al mismo tiempo que palmeaba la cabeza de Blau la cual ni se atrevía a mirarle a los ojos - Primos segundos... - Aclaro Blau apartándole la mano con cuidado, Schwarz no hizo más que sonreír.

_________________
Entiendo que el significado de nuestra vida aquí es conocer la alegría de haber nacido. Permanezcamos juntos siempre...

avatar
Blau

Mensajes : 204
Fecha de inscripción : 13/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De vuelta a un lugar indeseado (Priv. Evan-Taruka)

Mensaje por Evan el Vie Mayo 25, 2012 7:55 pm

El profesor de arte no reaccionó físicamente ante la presencia de aquella mujer sólo hasta que ella hizo una reverencia después de decirle su nombre. Entonces respondió rápidamente con otra reverencia, todavía embelesado por la elegancia de la dama, aunque más por el misterio que emanaba de su figura. Le hubiera dicho su nombre también, pero cada vez que quería pronunciar alguna palabra, la mujer se le adelantaba para seguir hablando, como si contara con poco tiempo para darle el mensaje que quería. Todo esto mantuvo a Evan con un semblante que reflejaba cierta confusión, pero ante todo mucha cautela.
-"Tener cuidado con las apariencias, eh...?" - sonrió por lo irónico que le sonaba aquello; como si en su vida hubiese hecho algo más que estar pendiente de las apariencias. Sin embargo, o tal vez por esa misma razón, memorizó cada una de las palabras mencionadas por la hermosa mujer, sin creer en ellas al cien por ciento. Algo le decía que las intenciones de la dama no eran precisamente malas, pero por experiencia sabía que no podía confiar a primera vista en nadie, que debía ser cauteloso, porque esa técnica le había funcionado desde siempre y así era cómo se manejaba en realidad, aunque diera la imagen de una persona despreocupada y confianzuda en todo momento.
La mujer desapareció en un abrir y cerrar de ojos, pero sus últimas palabras resonaron en la cabeza del joven por varios segundos. "Cuida de tus amigos" le había dicho, y Evan no podía estar seguro de si había sido un consejo, una advertencia o una amenaza. De cualquier forma, entrecerró los ojos apretando ligeramente los dientes; la gente no se aparece frente a uno a decir cosas misteriosas porque sí, ¿verdad?. Primero el semblante poco animado de Blau cuando se encontraron aquel día, y ahora aquellas palabras extrañas provenientes de una mujer más extraña aún; sin duda había algo que estaba mal en ese lugar. Echó un vistazo de reojo a las rejillas que cubrían lo que parecía un pequeño depósito, aquel insignificante lugar al que la mujer había estado observando antes de comenzar a hablar, y aunque sintió la inexplicable necesidad de investigar, prefirió postergarlo y volver rápidamente con los demás. Se fue corriendo rápidamente, en lugar de levantar vuelo, ya que no había percibido a nadie utilizando magia de viento en aquel lugar, y por primera vez en su vida, prefirió no llamar la atención.

Michello pestañeó ante la presencia de aquel hombre de cabello negro, con cierta curiosidad. Todavía era un inexperto en el trato con humanos, ya que nunca le habían interesado lo suficiente, y por esa misma razón no había podido percibir absolutamente nada en aquel sujeto. Sin embargo, unos minutos después sintió la presencia de Evan acercándose al lugar, y al observarlo se preguntó por qué traía una expresión tan seria en el rostro.
-Perdón por la demora...- dijo cordialmente el profesor, aunque sin quitarle la vista al hombre que se encontraba frente a Blau. Se aseguró con un vistazo rápido que Taruka y Michello estuviesen bien, y luego se acercó a la dragoncita, poniendo una mano en su hombro sin pensarlo y sonriendo como siempre. - Blau-tan, ¿quién es tu amigo? - preguntó. Michello rodó los ojos tragándose un suspiro; los celos que se percibían en el interior de Evan eran sofocantes.
avatar
Evan

Mensajes : 396
Fecha de inscripción : 07/02/2011
Humor : Ridículo

Ver perfil de usuario http://ikr.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: De vuelta a un lugar indeseado (Priv. Evan-Taruka)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.